Contenidos > 3. Recursos para la intervención > 3.2. Guía para el profesorado > 4. Pautas generales > ¿Qué debemos hacer cuando hablamos con un niño/a que tartamudea?

¿Qué debemos hacer cuando hablamos con un niño/a que tartamudea?

  • No reaccionar cuando tenga bloqueos en el habla. Se sugieren las siguientes estrategias para lograrlo:
    • No hay que decirle que repita: Seguramente al segundo intento le saldrá bien, pero no habrá resuelto el problema.
    • No decirle que hable más despacio: Esto le pondrá más nervioso.
    • No enfadarse porque se trabe o tenga bloqueos: Hay que entender que él no habla así porque quiera, sino porque a veces no puede hablar de otra manera.
    • No acabar la palabra o la frase que a él no le sale fluida: El alumnado tiene que emplear el tiempo que necesite para hablar y nosotros no debemos impacientarnos.
    • No reírse ni hacerle burla por su forma de hablar: Por supuesto, tratar de que ningún compañero/a lo haga.
    • No atender a cómo habla, sino a qué nos está diciendo: Le dará seguridad a él y nos relajará a nosotros.
    • No hacer gestos de desaprobación: Por ejemplo, no mirar hacia otro lado cuando habla, no suspirar de alivio cuando acabe alguna frase “difícil”, no dejar de escucharle cuando se trabe.
    • Aceptar los bloqueos como algo normal. Por ejemplo, para aliviarle en caso de que el niño esté angustiado y se sienta incapaz de seguir pronunciando, lo más tranquilizador es decirle: “No te preocupes, algunas palabras son difíciles de decir”.
    • Tampoco hay que alabarle o premiarle cuando no se trabe, porque al esforzarse en hacerlo siempre bien, manifestará más nerviosismo y volverá a trabarse.
  • Aprender a aceptar las disfluencias como algo normal, porque si el alumno/a ve que su forma de hablar es aceptada, se sentirá aliviado/a del posible estrés comunicativo (miedo ante las situaciones de habla).
  • Intentar hablarle más despacio para que nos tome como modelo para su propia forma de hablar.
  • Procurar no interrumpirle cuando habla, pues eso supone que tendrá que empezar de nuevo a hablar, lo cual puede dar ocasión a que se trabe. Además puede causarle frustración porque le hace sentir que lo que iba a decir no era de mucho interés para nosotros.
  • Intentar prestarle atención cuando habla, pues él se sentirá muy bien si le escuchamos y nos interesamos en lo que dice.

 

AnteriorInicioVolver a índice de contenidosSiguiente

http://www.gatastur.com